El buen fin y las falsas necesidades

Durante el Buen Fin abundan las ofertas, pero ¿En realidad necesitas comprar ciertas cosas?

“El fin de semana más barato del año”, así es como se anuncia desde el 2011, año en que arranco este evento comercial en México y que pretende ser el equivalente al Black Friday en Estados Unidos.

Si bien es cierto que muchos productos o servicios si cuentan con un descuento parcial o real, también lo es que las compras a conciencia son la mejor opción para no endeudarse o hacer adquisiciones innecesarias.

La PROFECO recomienda comparar en varios establecimientos el producto o servicio que se desea comprar a fin de revisar la mejor oferta y sobre todo no caer en la tentación del “tarjetazo”, pues la pareja “oferta y meses sin intereses” pueden ser un dolor de cabeza si se rebasa la capacidad del bolsillo.

Lo ideal, no sólo en estas fechas, sino en todo el año, es preguntarse ¿Realmente lo necesito? Sí, comprar bienes es fabuloso, pero lo es más hacerse de algún servicio a futuro que garantice la protección de los seres queridos y que mejor si esta garantía se obtiene no solo a bajo costo, sino con un descuento considerable todavía.


Este artículo te puede interesar

Aquí se en-listaran algunas de las maneras más sencillas para guardar dinero poco a poco.

Es «importante» considerar quizá la compra de una pantalla nueva, pero lo es más pensar en cómo asegurar la educación de los hijos, algún problema de salud inesperado o el fallecimiento de un familiar, entre otras situaciones que muchas veces desestabilizan la economía familiar cuando no se esta preparado.  

Saber qué depara el destino es algo que a todos inquieta, el futuro siempre es incierto, pero cuando se cuenta con la asesoría de especialistas ese porvenir se proyecta mucho más claro y con bienestar propio y para la familia.  

El buen fin no solo es adquirir artículos, también es contar con tranquilidad y seguridad para los años venideros y eso si es algo que se necesita más allá de unos días de ofertas.