La vida después de la muerte… ¿Estás preparado para enterrar a un ser querido?

La partida de un ser amado es un duro golpe, pero el dolor será doble si no estás listo financieramente hablando.

La vida después de la muerte sí existe, pues después del terrible golpe que significa la partida de un ser querido, quienes le sobreviven tienen la misión de aprender a continuar el camino pese a la ausencia de esa valiosa persona. El mundo no se detiene y, una vez superado el duelo, es momento de retomar el sendero.

No obstante, el dolor por el fallecimiento de un familiar o persona cercana no es lo único que debe superarse para seguir adelante. Los gastos funerarios suelen convertirse en un contratiempo difícil de solventar cuando nos toma desprevenidos; y tratándose de un suceso que absolutamente nadie se espera pero es completamente seguro.


Este artículo te puede interesar

En México mueren millones de personas cada año, enseguida te diremos 5 causas principales.

Muchos, al no estar listos para saldar el precio de un funeral, se ven en la obligación de recurrir a préstamos bancarios ante la urgencia que demanda el alistar todo para el descanso eterno de nuestro familiar o ser querido, pues un funeral implica elevados costos. Y por tratarse de una fuerte suma de dinero, además de ser totalmente repentina, dicha solución se vuelve una carga que incrementa la dificultad para dejar atrás la pena.

Otra alternativa son los seguros de vida, que si bien tienen varios beneficios, también presentan una amplia variedad de excepciones. Distintas enfermedades y múltiples actividades “riesgosas” no son cubiertas por diversos seguros que se ofrecen actualmente en el mercado, lo que podría hacer de ese servicio algo poco útil si nuestro caso particular está relacionado con alguna de esas salvedades.

¿Tú estás preparado para costear un funeral o crees que tu
familia cuenta con los recursos para hacerlo? ¿Cómo sería tu vida en este
momento si se presentara la necesidad de adquirir un servicio mortuorio?

Un fideicomiso para cubrir los gastos funerarios es el mejor servicio ante ese trágico momento. Significa una auténtica protección para lo más inesperado que cualquier persona puede enfrentar. Ampara desde este momento a quienes más te importan mientras disfrutan todos de la vida, pues no puedes evitar que llegue la muerte, pero sí que la vida después de ella sea más sencilla y no represente ─además del sufrimiento emocional─ una considerable angustia financiera.