fbpx

Muerte por ahogamiento

¿Qué pasa cuando un sujeto está en riesgo de perder la vida por ahogamiento en el agua? Chécalo aquí.

Los fallecimientos por ahogamiento en el mar, alguna laguna o en piscina es muy común durante temporada vacacional, ya sea de verano o invierno. Pero, este tipo de muertes accidentales suelen ocurrir en tinacos, cisternas, piletas, pozos, etc.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el ahogamiento es una de las 10 causas principales de muerte no intencionada en el mundo. En ese mismo informe se menciona que casi el 90% de los ahogamientos se suscitan en playas no vigiladas. Asimismo, las personas mayores de 45 años son el rango más alto de fallecimientos por ahogamiento.

Muchas personas se han preguntado qué es lo que sucede con del cuerpo humando cuando muere por ahogamiento. Primero que nada, depende de la temperatura del agua, así como de las capacidades natatorias del individuo.

Por lo general se entra en pánico cuando el sujeto se da cuenta que le cuesta mucho mantener la cabeza fuera del agua. Cuando la víctima lucha por su vida jala bocanadas de aire, lo cual hace que no puedan pedir ayuda, es entonces cuando el cuerpo está en posición vertical y sus brazos cada vez son más débiles para apoyarse de ellos. Expertos mencionan que esta fase dura de 20 a 60 segundos.


Este artículo te puede interesar

El suicidio es un tema del que no se habla regularmente.

Por último, el individuo se sumerge y aguanta la respiración lo más que se pueda. Sin embargo, terminan ingiriendo muchas aguas, tosen y balbucean. Esa agua que consumieron obstruye las vías aéreas impidiendo la respiración. Después la víctima se sentirá en un estado total de relajación, lo cual deriva en la pérdida de consciencia. Posteriormente todo culminará en un paro cardíaco y muerte cerebral.

Muchos de los ahogamientos pueden evitarse si se siguen los siguientes pasos:

– Acata las indicaciones tanto del salvavidas y de las banderas que hay en las playas. Estas señalan si se puede meter al mar o no.

– Vigila a las personas con las que estás acompañado. Tengan la edad que tengan, es importante estar al pendiente, más si son niños o mayores de 45 años.

– Nadar en el mar durante la noche aumenta el riesgo de que suceda un incidente porque la vigilancia es poca o nula.

– Usar flotadores, chalecos, etcétera en niños pequeños cuando se metan al agua.

– No nadar cuando se está bajo los efectos del alcohol o las drogas.

– Cuando sientas frío o agotamiento, es inminente salir de la piscina o mar.

– Debemos acatar las indicaciones de seguridad de los salvavidas o de los señalamientos para evitar alguna desgracia.

El propósito de nuestras vacaciones es divertirnos en compañía de nuestros seres queridos.