¿Por qué contratar un fideicomiso?

Invertir en un fideicomiso es sinónimo de un ahorro significativo de dinero.

Actualmente el consumismo que rodea a todo el planeta nos ha convertido en seres que compran sin sentido alguno con el fin de sentirnos agobiados si no compramos algo que quizá ni utilicemos en un futuro, sólo gastamos por gastar, y hay personas que sienten placer hacer esto; adquirir algo inútil, que sólo usaremos una vez y luego será desechado, así es la vida de consumo.

Gran parte de la población se identifica con lo anterior, compran para sentirse bien con ellos mismos aunque sea por unos instantes. No obstante, olvidan que hay gastos que se convierte en una inversión, algo que te va a servir para el futuro y al final te hará sentir mejor porque sabes que es algo que realmente lo vale para ti o tu familia, me refiero a los fideicomisos.

Invertir en un fideicomiso es una de las mejores formas de pensar en tu futuro. Cuando inviertes en algún servicio a futuro, automáticamente te recompensará en algún punto próximo de tu vida; si quieres tener un tratamiento para tu embarazo o el de tu esposa, ‘blindar’ tu automóvil ante algún robo o daño, despreocuparse por algún gasto que genera la pérdida de un ser querido o pensar en los estudios universitarios de tu  hijo. Esto no es un gasto, es pensar en el mañana.


Este artículo te puede interesar

KASU es una de las opciones que debes de tomar en cuenta si eres alguien que piensa en tu futuro o en el de los tuyos.

Una de las ventajas de contratar algún tipo de servicio financiero como los ya mencionados es que te ahorras mucho dinero a comparación de hacer el desembolso a la mera hora. Por ejemplo, en caso que tú o tu esposa quede embarazada y no tienes un servicio financiero contratado el parto natural costaría al menos $22,000 y por cesárea alrededor de $28,000, eso sin tener en cuenta los tratamientos de ultrasonido, sólo el parto, En cambio, un servicio de maternidad hay diversos precios en sus paquetes donde el más económico cuesta tan sólo $10,000. Gran diferencia ¿Verdad?

En caso de contratar un servicio financiero para gastos universitarios, este puede ser adquirido no sólo por los padres del asegurado, también pueden hacerlo los abuelos o algún tutor, esto según la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AIMS). Esta organización menciona que los pagos para obtener cualquiera de los servicios ofrecidos por las compañías de seguros puede ser; mensual, trimestral, semestral o anual con el fin de adaptarse a la economía de sus clientes.

En un caso especial, la AIMS sugiere al público que saber cuáles son las pólizas del seguro de gastos educativos para verificar los beneficios que ofrecen, tal caso de; protección financiera mediante seguros asociados ante riesgos como desempleo, incapacidad o fallecimiento. Si uno de esos hipotéticos casos llegase a suceder, el dinero que se ahorró se entregará al adquisidor al final en el plazo pactado.

4 pensamientos sobre “¿Por qué contratar un fideicomiso?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *