sepelio y covid 19

Descubre los protocolos comunes del sepelio a causa del COVID-19

Antes de la aparición del COVID-19, realizar los preparativos de un sepelio era, por sí solo, un asunto sensible. Sin embargo, la pandemia incrementó el miedo y la ansiedad de las personas, y lidiar con los arreglos funerarios resulta mucho más complejo.

Ante la letalidad del COVID-19 y el alcance de los contagios, las autoridades sanitarias han dispuesto protocolos específicos para el manejo de los restos mortales. Se trata de medidas orientadas a reducir el riesgo de propagación del virus.

Así, las ceremonias de despedida deben realizarse bajo ciertos parámetros, y en este artículo conocerás el protocolo a seguir para un sepelio seguro.

¿A qué se refiere un sepelio?

El sepelio es la acción de enterrar, sepultar o inhumar un cuerpo tras el fallecimiento. Esta ceremonia forma parte de los rituales de despedida y cambia según la cultura, posición social y las creencias del difunto, así como de los deudos.

Tipos de sepelio

La despedida de un ser querido es una parte importante de muchas culturas. Por ello, cuando se presentan situaciones que ameritan cambiar las tradiciones, los deudos buscan alternativas para realizar estos rituales.

Existen diversos tipos de sepelio, pero en esta ocasión te mencionaremos los dos más comunes.

Sepelio religioso

Primero se realiza un homenaje en un recinto consagrado por la iglesia, en la que se lleva a cabo una misa o ceremonia. Luego el ataúd recibe la bendición de la autoridad religiosa y es llevado al panteón o cementerio, donde finalmente se deposita en una fosa.

Sepelio civil

Este tipo de sepelio se lleva a cabo en una funeraria. También suele ser más íntimo, ya que los amigos y familiares del difunto dan un discurso u homenaje al fallecido.

Tras esta ceremonia los restos son llevados al panteón o cementerio donde reciben la debida sepultura.

¿Por qué un sepelio a causa del COVID-19 requiere un protocolo?

La transmisibilidad del coronavirus es bastante elevada. Esto quiere decir que tocar el cuerpo de quien ha fallecido por COVID-19 coloca en situación de riesgo a quienes deben manipular los restos.

A raíz de ello, las ceremonias de despedida experimentaron un cambio drástico en cuanto al manejo de cadáveres. En ese sentido, resulta pertinente apegarse a medidas de máximo resguardo con el fin de evitar la propagación y el contagio del virus.

Protocolos para un sepelio a causa del COVID-19

indumentaria en sepelio

Las autoridades sanitarias mexicanas siguen normas internacionales para actos velatorios y de entierro en tiempos de pandemia. Al respecto, los protocolos que deben cumplirse para un sepelio en tiempos de pandemia son los siguientes:

Limitación de la cantidad de personas que pueden asistir

Limitar la concurrencia al sepelio es clave para evitar el contagio. La recomendación es incluir únicamente a los familiares directos y dejar los actos conmemorativos para cuando las normas de distanciamiento sean menos rigurosas.

Ingreso con indumentaria de seguridad e higiene autorizados

A fin de preservar la seguridad entre los asistentes al sepelio, se debe procurar el uso estricto de mascarillas, gafas o protectores faciales. Además, será imprescindible que esta indumentaria sea utilizada de forma correcta e ininterrumpida durante la ceremonia.

Respeto de la distancia entre los presentes

En esta ceremonia formal y cargada de tanta aflicción, es inminente y absolutamente necesario, seguir manteniendo el distanciamiento social.

Pese al duelo y las ganas de acercarse para expresar condolencias, existe un peligro sanitario real. Realmente puede ser abrumador no saber cómo despedir a ese ser querido de forma segura, sin contagiarse.

Entonces, ¿cómo manejar esta situación en un sepelio? De igual forma como se ha hecho en toda ocasión desde la aparición de la pandemia. Se recomienda guardar la sana distancia, de al menos 1.5 metros, por tu bienestar y el de los presentes.

Mientras más personas interactúen, mayor será el riesgo de propagación. Puedes aprovechar los encuentros al aire libre y más ventilados. También es importante no compartir elementos de uso común como objetos religiosos, biblias, cruces, etc.

Mantener la distancia indicada entre los presentes y la fosa

Existen precedentes que han demostrado varios contagios luego de asistir a un funeral. ¿Qué indica este hecho?

Que, aunque existan protocolos bien definidos para evitar el contagio por coronavirus, la sociedad debe adoptar conscientemente las medidas sanitarias incluso en estos difíciles momentos.

La sana distancia entre los familiares, allegados y amigos es clave, y debe respetarse dentro y fuera del funeral. 

Este margen debe existir incluso entre los presentes y la fosa. Asimismo, tocar o besar al fallecido o mantener contacto con sus objetos personales se debe evitar con el fin de no correr el riesgo de contagio.

Recuerda, además, que el riesgo biológico es alto si el sepelio cuenta con gran concurrencia en sitios cerrados. Toma las prevenciones y protégete aún en estos momentos tan delicados.

Tomar la temperatura a cada asistente antes de ingresar

Tomar medidas de precaución al momento de asistir a un sepelio es una buena idea para que todos los asistentes se sientan más tranquilos. Por supuesto, esto no implica que deban ignorarse los demás protocolos.

temperatura en sepelio

La temperatura normal no está basada en un número fijo de grados, sino en un rango o promedio. Usualmente, la temperatura corporal va desde los 36,1°C hasta los 37°C.

Tener fiebre no significa que tengas COVID. Sin embargo, es necesario estar alerta sobre temperaturas mayores a los 37 o 38 grados centígrados. Para ello, es importante utilizar algún sensor de medición confiable.

Se recomienda la cremación

Más que el sepelio, en caso de fallecimiento por Covid, es recomendable la cremación. Muchas personas, por elementos culturales y tradiciones, no aceptan este tipo de procedimiento, el cual no es obligatorio.

Las cenizas, producto de la cremación, pueden manipularse y entregarse a los familiares del fallecido sin suponer ningún riesgo.

No se realizan cortejos fúnebres

Las procesiones antes del sepelio no deben ejecutarse, al menos en tiempos de pandemia. Ya que estos eventos significan una gran cantidad de personas que, por lo general, no guardan distancia. Además, se exponen a manipular el féretro.

Se realiza un entierro por vez

A fin de evitar la alta concurrencia y respetando estos momentos tan personales y dolorosos, está pautado un entierro por vez. Los turnos para el sepelio se deben planificar, así mismo es importante controlar el número de acompañantes.

Conclusiones

El sepelio en estos tiempos de pandemia representa una carga adicional a la ya triste pérdida de un familiar. Pero mantener los protocolos sanitarios nos brinda una forma inteligente y funcional de procurar la salud de los deudos.

Estas medidas están enfocadas en procurar una despedida para el familiar mientras se cuida de la salud de sus acompañantes. Por ello la importancia de mantenerte firme sobre estas pautas y contar con planes para solventar este tipo de situaciones.

¿Cómo seguir protegiendo a tu familia si faltaras? En KASU te proporcionamos planes diseñados para cuidar de quienes más amas. Somos la solución financiera pensada para cubrir gastos funerarios con aportaciones mínimas y sin problemas. Contáctanos.

Compartir:

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *